contacto

Diario Buenos Aires Económico | 09.10.14

Relanzan proyecto que vincula a las universidades con el sector productivo

La unidad de innovación tecnológica de la Universidad de Buenos Aires, Ubatec, impulsa el desarrollo de proyectos estratégicos como parte de una nueva política de articulación entre el Estado, el sector privado y el mundo académico.

En la reciente Jornada sobre Innovación y Desarrollo Tecnológico Argentino, que significó el relanzamiento de la sociedad que comparte con el Gobierno de la Ciudad, la Unión Industrial Argentina y la Confederación General de la Industria, su titular, Lorenzo Basso, expresó la voluntad de reforzar esta interacción, a tiempo que destacó “el compromiso que estas empresas exitosas tienen con el país”.

“La vinculación de la universidad, la empresa privada y el Estado ha sido inherente a todos los países que desarrollaron modelos exitosos en la innovación tecnológica”, apunta Basso, quien ocupó sucesivamente cargos en la UBA como decano de la Facultad de Agronomía (2006-2010) y secretario de Agricultura, Ganadería y Pesca (entre el 2009 y principios de este año).

“En sus 23 años de existencia, la función de Ubatec se había limitado a gerenciar los fondos de investigación de la UBA, provenientes en mayor medida del Estado nacional y del exterior –reseña–. Pero no había desarrollado esa vinculación que promueve un impulso para el desarrollo de proyectos estratégicos”, anuncia.

Esa falta de experiencia en la interrelación le sugiere a Basso la “desconfianza que existe entre sectores que deberían complementarse”.
Con vistas a futuro, el titular de la sociedad anónima cuya presidencia ejerce la UBA, pone énfasis en trabajos de biotecnología, avalados por el Ministerio de Ciencia y la cámara del sector.

“Existe una perspectiva de incremento de la biotecnología en los próximos años en todas sus facetas”, pronostica.

Las inversiones para desarrollar estos emprendimientos suelen correr por cuenta del Estado.

“El sector privado no aporta grandes sumas, porque en cierta manera, existe una falta de compromiso con esta necesidad”, evalúa Basso.

De la jornada que sirvió de relanzamiento de la pata de investigación de la alta casa de estudios porteña, su presidente se subirá a un avisón con destino a Seúl (Corea).

“Estamos viajando para hacer un intercambio con los entes similares que existen en otros países y el modelo coreano es clave, dado que en los últimos años han sido líderes en la obtención de nuevas patentes”, subraya.

En otra línea de sintonía, Ubatec está estrechando vínculos con el Franhaufer Instituto de Alemania para la firma de convenios de colaboración.

“El objetivo es construir una alianza entre el instituto que pueda generar nuevos vínculos con empresas en las áreas de ciencia y tecnología”, pronostica.

La función de Ubatec se expresa a futuro como una necesidad de “política estratégica” para el sector.

“La implementación de esta política estratégica tiende a evitar que las innovaciones no vean la luz”, prevé Basso.

Convenio con la provincia

La UBA y el gobierno bonaerense firmaron un convenio para el desarrollo tecnológico del sector productivo de la provincia.

Fue suscripto por el rector de la Universidad de Buenos Aires, doctor Alberto Barbieri; el ministro de la Producción, Ciencia y Tecnología bonaerense, doctor Cristian Breitenstein, y el doctor Lorenzo Basso, presidente de Ubatec.

“Creemos en la relación Estado, empresa y universidad”, aseguró Barbieri en la ocasión.

 

DOS CASOS EXITOSOS

Una vacuna que ya cruzó 25 fronteras

“En Grupo Insud tenemos un fuerte vínculo con instituciones públicas –científico– tecnológicas de Argentina tales como el Conicet, la UBA, la Universidad de Quilmes, el Hospital Garrahan, entre otros –alude Graciela Ciccia, directora de Innovación y Desarrollo Tecnológico–. Esta articulación comenzó en 1994 como una pequeña asociación entre instituciones públicas y empresas, y hoy constituye una verdadera red de nodos de investigación público-privados con más de 100 profesionales altamente especializados”.

Esa interacción nacional, sumada a la del Centro de Inmunología Molecular de La Habana (Cuba) permitió el desarrollo de una innovadora vacuna terapéutica para el cáncer de pulmón, Vaxira, que ha sido licenciada en más de 25 países y ya está disponible en nuestro país.

A modo de ejemplo, “el desarrollo de Vaxira implicó una inversión privada del orden de los 50 millones de dólares. El Ministerio de Ciencia aportó al consorcio de investigación un subsidio de alrededor de 2 millones de dólares en el equipamiento y la formación de recursos humanos destinados a los nodos públicos”, precisa Ciccia.

“Los consorcios público-privados permiten articular tradición con capacidades. Genera además, innovación científica valiosa para la comunidad médica y los pacientes”, concluye.

 


El equipo integró a investigadores de diferentes ámbitos


Pensando en mejorar la nutrición de los cultivos

“Rizobacter mantiene y promueve convenios de vinculación tecnológica con diferentes unidades académicas, tanto nacionales como extranjeras”, refiere Gustavo González Anta, responsable del Departamento de Investigación y Desarrollo de la empresa.

La modalidad de la vinculación se establece mediante convenios de investigación y desarrollo orientados a la búsqueda permanente de microorganismos y/o metabolitos que mejoren la nutrición de diferentes cultivos, que reduzcan los estreses abióticos y bióticos de éstos y que mejoren la calidad de las aplicaciones. Todo esto con un enfoque amigable con el medio ambiente.

“El 25% de todo lo destinado a I+D, es utilizado para sostener y retroalimentar estos convenios de investigación y desarrollo”.

“En general, estos proyectos nos parecen sumamente enriquecedores para las partes involucradas. Desde Rizobacter podemos afirmar que hemos tenido muy buenas experiencias y resultados gracias a ellos”, manifiesta González Anta.

Entre los beneficios a gran escala, citan como ejemplos, “la posibilidad de transformar conocimiento científico en tecnología y permite generar una instancia de construcción de conocimientos científicos aplicables a la resolución de problemas agronómicos concretos”, se explaya.

Ver nota web »

Ultimas novedades